Ir al contenido principal

Los beneficios de un espacio de trabajo minimalista


De acuerdo con la Real Academia Española, el minimalismo es una tendencia estética e intelectual que busca la expresión de lo esencial eliminando lo superfluo, es decir, se trata de reducir cualquier cosa a lo esencial, utilizando los elementos mínimos básicos y dejando de lado lo sobrante. Esta tendencia se ve fuertemente reflejada en las artes, el diseño, la arquitectura, la música y la literatura. Sin embargo, su aceptación entre la población ha sido tan fuerte, que muchas personas han adoptado esta tendencia como su estilo de vida personal.

El estilo de vida minimalista permite eliminar los excesos de la vida para concentrarnos sólo en lo verdaderamente importante.

El estilo de vida minimalista se caracteriza por la reducción de todas las posesiones personales, para vivir sólo con lo realmente importante. Los seguidores de este peculiar estilo de vida aseguran que el minimalismo puede ayudar a encontrar la tan deseada libertad que muchas personas buscan: liberándonos de la acumulación, del consumismo, de las deudas, del exceso de trabajo, etc. Y aunque es claro que no tiene nada de malo poseer cosas materiales, el problema está en el significado que le damos a esas cosas. Todos buscamos la felicidad, pero la verdadera felicidad se encuentra en la vida en sí misma y no en las cosas materiales.

Mientras más cosas haya alrededor nuestro, mayor distracción experimentaremos. Por ello, los espacios de trabajo son los mejores lugares para aplicar este estilo de vida, con ello aseguramos menor distracción y por ende, mayor productividad. Dependiendo de tu profesión o necesidades personales, los requerimientos de tu espacio de trabajo serán diferentes, sin embargo, todos deben mantener la regla primordial de "menos es más", eliminando todo lo innecesario. Tal vez pienses que para trabajar necesitas una pila de hojas, notas adheribles, lapiceros, lápices, cuadernos, grapadoras, calendarios, agendas, entre otros; y, a menos que tu trabajo así te lo requiera, podrías tener todos esos elementos en tu ordenador, eliminando así, la necesidad de utilizar papel.

Beneficios
Los dos beneficios más grandes que resultan de elegir un espacio de trabajo minimalista tienen que ver con la estética y la productividad. Y no hablamos solamente de los espacios de trabajo físicos que podemos tocar, el escritorio del ordenador también tiene una fuerte influencia en este sentido.

Un espacio de trabajo minimalista es estéticamente más agradable. Debido a que el color del fondo de pantalla de nuestro ordenador puede estimular positivamente nuestro estado de ánimo es muy importante tener en cuenta la combinación de colores para elegir el adecuado. Además, mientras menos elementos (iconos) se encuentren en el escritorio mejor será el resultado. Por otro lado, la ubicación de cada uno de los objetos que tienes sobre la mesa o escritorio también influyen en tu capacidad de concentración. Lo ideal es que no haya ninguno, pero si no puedes evitarlo, al menos trata de que haya armonía entre ellos.

Un espacio de trabajo minimalista reduce las distracciones. Con menos iconos en el escritorio, la tentación de distraerte haciendo otras cosas, que no son del trabajo, será menor. Si en el escritorio tienes un acceso directo para ese videojuego que adoras, es mucho más probable que al encender el ordenador, intentes jugar una partida antes de comenzar con el trabajo verdadero. Lo mismo sucederá si dejas el móvil sobre la mesa. La posibilidad de distraerte con cualquier notificación de Facebook que llegue puede convertirse en varias horas de trabajo perdidas.

¿Por dónde empezar?
Un escritorio limpio es la clave para despejar la mente. El primer paso para lograr un espacio de trabajo minimalista es eliminar todo lo que no necesitamos. Así que ya puedes olvidarte de ese reloj de pared, del archivero, de la repisa llena de libros, del calendario de escritorio y del tablero de corcho.

Una buena técnica para hacer la selección consiste en tener dos cajas: una con la etiqueta "mantener" y otra con la etiqueta "reubicar". Después se realiza un recorrido a través de todo el espacio de trabajo y de todos sus elementos colocándolos en la caja que le corresponde. Eliminando los elementos que no son esenciales para trabajar, también eliminamos las distracciones, lo que nos ayuda a centrarnos en el trabajo real. Algunos otros consejos incluyen:

  • Tener una bandeja de entrada para todos los papeles que lleguen
  • Despejar el escritorio de objetos innecesarios
  • Deshacerse de adornos
  • Limpiar las paredes y elegir colores de pintura claros
  • Limpiar el escritorio del ordenador
  • Reexaminar las necesidades de papel
  • Eliminar las herramientas innecesarias (tijeras, grapadoras, carpetas, etc.)
  • Optimizar la búsqueda de documentos
  • Seleccionar los objetos de cada cajón
  • Usar un escritorio minimalista
  • Limpiar el suelo

Entradas populares de este blog

7 diferencias entre ser jefe y ser líder

1. El jefe hace del trabajo una carga, el líder un privilegio. Para el jefe el trabajo es una faena ingrata o un quehacer desagradable, el líder, por el contrario, sabe darle su verdadera dimensión, como un elemento que desarrolla a las personas, las hace crecer, les ayuda a mejorar, les motiva a servir a los demás para que ellos mismos den un buen ejemplo. El líder sabe transmitir que un trabajo bien hecho deja una profunda satisfacción en quien lo realiza, además de mejorarlo como persona, no sólo en las habilidades propias del trabajo realizado sino, también, en las virtudes de quien lo hace bien como son el orden, la laboriosidad, la concentración etc. 2. El jefe sabe cómo se hacen las cosas, el líder enseña cómo deben hacerse. El conocimiento lo tiene el jefe, es de él y a veces lo comparte. El líder, en cambio, está preocupado en que dicho conocimiento lo tengan sus seguidores y no enseña sólo como “transmisor”, logra que los trabajadores se interesen y ellos mismos apre

5 mentiras que te atrapan en la zona de confort

1. “No tengo por qué hacerlo” Es cierto, no hay nadie que te empuje fuera de tu zona de confort, no es obligatorio que salgas, pero si te quedas dentro, no crecerás. Recuerda que no creces simplemente porque pasen los años, sino por los retos que enfrentas. Cuando piensas en un proyecto que representa un gran desafío y de repente tu voz interior te dice que no tienes por qué hacerlo, en realidad lo que estás expresando es una resistencia al cambio, porque una parte de ti desea que te mantengas dentro de los límites de lo conocido. Sin embargo, cuando vuelvas a pensar que no tienes motivos para emprender algo nuevo, recuerda que el simple hecho de crecer y descubrir, son razones más que suficientes.  2. “No es el momento adecuado” En muy pocas ocasiones se dan las condiciones perfectas para emprender algo, pero ir en pos de un sueño significa luchar contra viento y marea, creando las condiciones a lo largo del camino. Cuando te dices a ti mismo que no es el momento adecuado,

5 tips para equilibrar tu vida personal y laboral

Para ayudar a los emprendedores, gerentes y empleados a que alcancen el balance correcto, aquí hay cinco secretos: 1. Sé abierto respecto a tus necesidades. Creo que la primera cosa que la gente necesita hacer es identificar lo que realmente les importa y comunicarlo. No lo escondas y no esperes que los otros adivinen qué te hace sentir balanceado y satisfecho. ¿Necesitas salir del trabajo a las 5 p.m. para que puedas cenar con tu familia? ¿Necesitas irte a las 12 p.m. para ir a tu clase de yoga? Lo que sea que necesites encuéntralo y sé transparente respecto a eso. Los empleados deben tener un diálogo abierto con sus gerentes y éstos necesitan entender lo que funciona y lo que es posible. Diferentes trabajos requieren diferentes aproximaciones, pero todos se pueden beneficiar de tener una conversación abierta y honesta sobre lo que significa el balance. 2. Respeta los límites. No puedes lograr tu balance si no respetas los límites. Será difícil en un principio pero nec