Ir al contenido principal

¿Quiénes son los Knowmads?


El término knowmad es un neologismo que combina las palabras know (conocer, saber) y nomad (nómada) y que da cuenta del perfil del sujeto capaz de ser un nómada del conocimiento. Fue creado por John Moravec para referirse a los trabajadores nómadas del conocimiento y la innovación. 

Se caracteriza por ser innovador, imaginativo, creativo, capaz de trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y lugar. Un knowmad es valorado por su conocimiento personal, lo que le proporciona una ventaja competitiva con respecto a otros trabajadores.

Habilidades de un Knowmad:
  • No está limitado a una edad determinada.
  • Creativo, innovador, colaborativo y motivado.
  • Utiliza la información y genera conocimientos en diferentes contextos.
  • Altamente inventivo, intuitivo, capaz de producir ideas.
  • Capaz de crear sentido socialmente construido.
  • No solo busca acceder a la información, procura utilizarla abierta y libremente.
  • Creador de redes, siempre conectando a personas, ideas, organizaciones, etc.
  • Capacidad para utilizar herramientas para resolver diferentes problemas.
  • Alfabetizado digitalmente, comprende cómo y por qué funcionan las tecnologías digitales.
  • Competencia para resolver problemas desconocidos en contextos diferentes.
  • Aprende a compartir (sin límites geográficos).
  • Es adaptable a diferentes contextos y entornos.
  • Consciente del valor de liberar el acceso a la información.
  • Atento a los contextos y a la adaptabilidad de la información.
  • Capaz de desaprender rápidamente, sumando nuevas ideas.
  • Competente para crear redes de conocimiento horizontales.
  • Aprendizaje permanente y para toda la vida (formal-informal).
  • Experimenta constantemente TIC (colaborativas).
  • No teme el fracaso.

Los Knowmads desde la perspectiva de HR:
Recursos Humanos ha de asumir el reto de crear una oferta de valor lo suficientemente atractiva e interesante, para atraer, motivar y fidelizar a un talento cuya movilidad, evolución y desarrollo son relevantes para profesionales talentosos y creativos, que sabiendo muy bien lo que quieren, tienen la oportunidad de acceder a múltiples ofertas de trabajo.

Si consideramos que la empresa competitiva de la Era del Conocimiento ha de incorporar a los mejores talentos del mercados, para fortalecer su vocación innovadora en un mercado altamente competitivo, el Knowmad, entonces merece una consideración especial, dada su capacidad superlativa para aprovechar al máximo las múltiples posibilidades que la revolución digital nos brinda.

Para un Knowmad, el prestigio de la marca empleadora de una compañía a la que pudiese ofrecer sus servicios es tan relevante como su propia marca personal. Esta correspondencia se manifiesta desde la perspectiva de fortalecer su sentido de pertenencia a una organización, cuya misión, visión, valores y objetivos estratégicos son consustanciales con su proyecto de vida y valores personales.

Entradas populares de este blog

7 diferencias entre ser jefe y ser líder

1. El jefe hace del trabajo una carga, el líder un privilegio. Para el jefe el trabajo es una faena ingrata o un quehacer desagradable, el líder, por el contrario, sabe darle su verdadera dimensión, como un elemento que desarrolla a las personas, las hace crecer, les ayuda a mejorar, les motiva a servir a los demás para que ellos mismos den un buen ejemplo. El líder sabe transmitir que un trabajo bien hecho deja una profunda satisfacción en quien lo realiza, además de mejorarlo como persona, no sólo en las habilidades propias del trabajo realizado sino, también, en las virtudes de quien lo hace bien como son el orden, la laboriosidad, la concentración etc. 2. El jefe sabe cómo se hacen las cosas, el líder enseña cómo deben hacerse. El conocimiento lo tiene el jefe, es de él y a veces lo comparte. El líder, en cambio, está preocupado en que dicho conocimiento lo tengan sus seguidores y no enseña sólo como “transmisor”, logra que los trabajadores se interesen y ellos mismos apre

5 mentiras que te atrapan en la zona de confort

1. “No tengo por qué hacerlo” Es cierto, no hay nadie que te empuje fuera de tu zona de confort, no es obligatorio que salgas, pero si te quedas dentro, no crecerás. Recuerda que no creces simplemente porque pasen los años, sino por los retos que enfrentas. Cuando piensas en un proyecto que representa un gran desafío y de repente tu voz interior te dice que no tienes por qué hacerlo, en realidad lo que estás expresando es una resistencia al cambio, porque una parte de ti desea que te mantengas dentro de los límites de lo conocido. Sin embargo, cuando vuelvas a pensar que no tienes motivos para emprender algo nuevo, recuerda que el simple hecho de crecer y descubrir, son razones más que suficientes.  2. “No es el momento adecuado” En muy pocas ocasiones se dan las condiciones perfectas para emprender algo, pero ir en pos de un sueño significa luchar contra viento y marea, creando las condiciones a lo largo del camino. Cuando te dices a ti mismo que no es el momento adecuado,

5 tips para equilibrar tu vida personal y laboral

Para ayudar a los emprendedores, gerentes y empleados a que alcancen el balance correcto, aquí hay cinco secretos: 1. Sé abierto respecto a tus necesidades. Creo que la primera cosa que la gente necesita hacer es identificar lo que realmente les importa y comunicarlo. No lo escondas y no esperes que los otros adivinen qué te hace sentir balanceado y satisfecho. ¿Necesitas salir del trabajo a las 5 p.m. para que puedas cenar con tu familia? ¿Necesitas irte a las 12 p.m. para ir a tu clase de yoga? Lo que sea que necesites encuéntralo y sé transparente respecto a eso. Los empleados deben tener un diálogo abierto con sus gerentes y éstos necesitan entender lo que funciona y lo que es posible. Diferentes trabajos requieren diferentes aproximaciones, pero todos se pueden beneficiar de tener una conversación abierta y honesta sobre lo que significa el balance. 2. Respeta los límites. No puedes lograr tu balance si no respetas los límites. Será difícil en un principio pero nec