Ir al contenido principal

5 tips para equilibrar tu vida personal y laboral



Para ayudar a los emprendedores, gerentes y empleados a que alcancen el balance correcto, aquí hay cinco secretos:

1. Sé abierto respecto a tus necesidades. Creo que la primera cosa que la gente necesita hacer es identificar lo que realmente les importa y comunicarlo. No lo escondas y no esperes que los otros adivinen qué te hace sentir balanceado y satisfecho. ¿Necesitas salir del trabajo a las 5 p.m. para que puedas cenar con tu familia? ¿Necesitas irte a las 12 p.m. para ir a tu clase de yoga? Lo que sea que necesites encuéntralo y sé transparente respecto a eso. Los empleados deben tener un diálogo abierto con sus gerentes y éstos necesitan entender lo que funciona y lo que es posible. Diferentes trabajos requieren diferentes aproximaciones, pero todos se pueden beneficiar de tener una conversación abierta y honesta sobre lo que significa el balance.

2. Respeta los límites. No puedes lograr tu balance si no respetas los límites. Será difícil en un principio pero necesitas atenerte a ellos para que desarrolles tu rutina y lleves un estilo de vida algo predecible. Siempre habrá otro email que responder u otro problema que arreglar, pero necesitas respetar personalmente tus propios límites. Si no lo haces tú, no puedes esperar que los otros lo hagan.

3. Entiende lo que realmente importa. A través de los años he visto a mucha gente pasar cierto tiempo trabajando en cosas que realmente no importan. El tiempo es la comodidad más importante en la vida; es la única cosa que no puedes comprar más.

Enfócate en lo que realmente importa. ¿Estás trabajando en las prioridades que impulsan los objetivos generales de la empresa o simplemente estás haciendo ruido?

Examina tu día y aprovecha cada hora, minuto y segundo para hacer las cosas más importantes. Para algunos esto requerirá un alto nivel de planeación y estructura.

4. Acepta que hay un botón de apagar. Casi cada pieza de tecnología tiene este botón, así que úsalo. No es fácil y, para mucha gente, es lo más difícil de hacer. Para comenzar, hazlo en fases. No lleves tu celular a la mesa para cenar. Cuando estés de vacaciones, no te ausentes. No traigas tu tablet a la playa, una vez que lo hayas hecho varias veces es más fácil poner límites.

Cuando te desconectas y das un paso atrás comenzarás a experimentar uno de los tesoros más grandes de la vida, la perspectiva. Lograrás solucionar problemas con mayor claridad. Te permitirás a ti mismo la libertad para ser más analítico y menos emocional cuando te alejes y piensas versus sólo sumergirte y responder al momento.

5. Tómate tu tiempo. Para tener una vida y carrera feliz, saludable, larga y productiva necesitas entender el valor de tranquilizarte. Hay veces cuando necesitas explotar y otros en los que no. La autoconciencia es crucial. Hacer esto te ayudará a disfrutar del viaje así como de la destinación.

Entradas populares de este blog

7 diferencias entre ser jefe y ser líder

1. El jefe hace del trabajo una carga, el líder un privilegio. Para el jefe el trabajo es una faena ingrata o un quehacer desagradable, el líder, por el contrario, sabe darle su verdadera dimensión, como un elemento que desarrolla a las personas, las hace crecer, les ayuda a mejorar, les motiva a servir a los demás para que ellos mismos den un buen ejemplo. El líder sabe transmitir que un trabajo bien hecho deja una profunda satisfacción en quien lo realiza, además de mejorarlo como persona, no sólo en las habilidades propias del trabajo realizado sino, también, en las virtudes de quien lo hace bien como son el orden, la laboriosidad, la concentración etc. 2. El jefe sabe cómo se hacen las cosas, el líder enseña cómo deben hacerse. El conocimiento lo tiene el jefe, es de él y a veces lo comparte. El líder, en cambio, está preocupado en que dicho conocimiento lo tengan sus seguidores y no enseña sólo como “transmisor”, logra que los trabajadores se interesen y ellos mismos apre

5 mentiras que te atrapan en la zona de confort

1. “No tengo por qué hacerlo” Es cierto, no hay nadie que te empuje fuera de tu zona de confort, no es obligatorio que salgas, pero si te quedas dentro, no crecerás. Recuerda que no creces simplemente porque pasen los años, sino por los retos que enfrentas. Cuando piensas en un proyecto que representa un gran desafío y de repente tu voz interior te dice que no tienes por qué hacerlo, en realidad lo que estás expresando es una resistencia al cambio, porque una parte de ti desea que te mantengas dentro de los límites de lo conocido. Sin embargo, cuando vuelvas a pensar que no tienes motivos para emprender algo nuevo, recuerda que el simple hecho de crecer y descubrir, son razones más que suficientes.  2. “No es el momento adecuado” En muy pocas ocasiones se dan las condiciones perfectas para emprender algo, pero ir en pos de un sueño significa luchar contra viento y marea, creando las condiciones a lo largo del camino. Cuando te dices a ti mismo que no es el momento adecuado,