Ir al contenido principal

Los colaboradores felices también quieren renunciar


Es la versión laboral del "No eres tú, soy yo": Cerca de la mitad de los empleados que dicen estar felices con sus empleos están pensando, no obstante, en renunciar.

Es lo que se desprende de una nueva encuesta que la firma de consultoría Mercer aplicó a 3,000 empleados representativos de un amplio espectro de la fuerza laboral en Estados Unidos.

En total, la encuesta arrojó que 37% de los empleados - felices o no - dijeron estar considerando seriamente dejar su trabajo, frente al 33% en 2011.

Eso no sorprende teniendo en cuenta que la economía ha mejorado mucho desde entonces.

Pero lo sorprendente es que un alto porcentaje de los que dicen estar felices en su trabajo también piensan renunciar de todos modos, desmontando la hipótesis de que los empleados dedicados e involucrados en sus trabajos son más proclives a quedarse en ellos.

"El nuevo giro es que la inclinación de renunciar ya no está tan vinculada a la satisfacción de los empleados con sus trabajos, el sueldo e incluso las oportunidades de crecimiento", dijo Patrick Tomlinson, líder de talento en Mercer.

De hecho, entre el grupo que respondió que era probable que renunciara, entre 42% y 48% dijeron que estaban contentos con su compañía, su trabajo, su salario, sus beneficios, sus oportunidades y la gerencia.

Por desgracia, la encuesta no preguntó a los sondeados la pregunta obvia: "Si estás feliz, entonces ¿por qué te vas?"

Tal vez la decisión tiene que ver en parte con una creciente sensación de inseguridad en el trabajo. Un 42% dijo estar "preocupado" o "muy preocupado" por perder su trabajo.

Tal vez tiene que ver con la necesidad de un cambio tras ascender los peldaños de la compañía. Los gerentes senior (63%) se mostraron más proclives a contemplar la renuncia que los mandos intermedios (39%) y los empleados no directivos (32%).

O tal vez sólo tiene que ver con la edad y con el hecho de que los trabajadores más jóvenes todavía están explorando oportunidades en la vida. Los ‘millennials’ fueron los más propensos (44%) a decir que estaban considerando seriamente dejar su trabajo frente al 29% de las personas entre los 50 y 64 años.

Entradas populares de este blog

7 diferencias entre ser jefe y ser líder

1. El jefe hace del trabajo una carga, el líder un privilegio. Para el jefe el trabajo es una faena ingrata o un quehacer desagradable, el líder, por el contrario, sabe darle su verdadera dimensión, como un elemento que desarrolla a las personas, las hace crecer, les ayuda a mejorar, les motiva a servir a los demás para que ellos mismos den un buen ejemplo. El líder sabe transmitir que un trabajo bien hecho deja una profunda satisfacción en quien lo realiza, además de mejorarlo como persona, no sólo en las habilidades propias del trabajo realizado sino, también, en las virtudes de quien lo hace bien como son el orden, la laboriosidad, la concentración etc. 2. El jefe sabe cómo se hacen las cosas, el líder enseña cómo deben hacerse. El conocimiento lo tiene el jefe, es de él y a veces lo comparte. El líder, en cambio, está preocupado en que dicho conocimiento lo tengan sus seguidores y no enseña sólo como “transmisor”, logra que los trabajadores se interesen y ellos mismos apre

5 mentiras que te atrapan en la zona de confort

1. “No tengo por qué hacerlo” Es cierto, no hay nadie que te empuje fuera de tu zona de confort, no es obligatorio que salgas, pero si te quedas dentro, no crecerás. Recuerda que no creces simplemente porque pasen los años, sino por los retos que enfrentas. Cuando piensas en un proyecto que representa un gran desafío y de repente tu voz interior te dice que no tienes por qué hacerlo, en realidad lo que estás expresando es una resistencia al cambio, porque una parte de ti desea que te mantengas dentro de los límites de lo conocido. Sin embargo, cuando vuelvas a pensar que no tienes motivos para emprender algo nuevo, recuerda que el simple hecho de crecer y descubrir, son razones más que suficientes.  2. “No es el momento adecuado” En muy pocas ocasiones se dan las condiciones perfectas para emprender algo, pero ir en pos de un sueño significa luchar contra viento y marea, creando las condiciones a lo largo del camino. Cuando te dices a ti mismo que no es el momento adecuado,

5 tips para equilibrar tu vida personal y laboral

Para ayudar a los emprendedores, gerentes y empleados a que alcancen el balance correcto, aquí hay cinco secretos: 1. Sé abierto respecto a tus necesidades. Creo que la primera cosa que la gente necesita hacer es identificar lo que realmente les importa y comunicarlo. No lo escondas y no esperes que los otros adivinen qué te hace sentir balanceado y satisfecho. ¿Necesitas salir del trabajo a las 5 p.m. para que puedas cenar con tu familia? ¿Necesitas irte a las 12 p.m. para ir a tu clase de yoga? Lo que sea que necesites encuéntralo y sé transparente respecto a eso. Los empleados deben tener un diálogo abierto con sus gerentes y éstos necesitan entender lo que funciona y lo que es posible. Diferentes trabajos requieren diferentes aproximaciones, pero todos se pueden beneficiar de tener una conversación abierta y honesta sobre lo que significa el balance. 2. Respeta los límites. No puedes lograr tu balance si no respetas los límites. Será difícil en un principio pero nec